Campamento Mágico – Día 2

Querido diario:
Hoy han pasado más cosas extrañas. Lo de Hagrid, lo de Filch… pero no me quiero adelantar. Hoy ha sido el primer día de clases en Hogwarts: Herbología, Defensa Contra las Artes Oscuras y Transformaciones.
En Herbología hemos estado estudiando los terrenos del castillo y aprendiendo sobre diferentes plantas y sus localizaciones. Así de primeras recuerdo el lazo del diablo, el bulbo no sé qué y el snafrul… snargaflish… sgurnaral… Igual tenía que haber prestado más atención. ¡Ah, y la tentácula venenosa! De esta me acuerdo porque ha habido que sortear el Sauce Boxeador para conseguirla.


De la clase de Transformaciones tampoco me acuerdo mucho. Algo sobre los principios de la animagia y aprender a transformar las caras de otras personas en animales… Algo impresionante la verdad, sobre todo para el primer día de clase. Algo impresionante si hubiera sido otro día.

Pero si no me acuerdo de estas clases es por un buen motivo: hemos tenido clase con Gilderoy Lockhart. En Defensa Contra las Artes Oscuras nos ha enseñado sus métodos para combatir algunas de las criaturas mágicas más peligrosas, como los gnomos de jardín. Así de primeras no parecen gran cosa pero Gilderoy dice que la clave de su grandeza está en no subestimar nunca nada.


En fin, vamos a lo extraño. Estábamos todos tan tranquilos en el Patio Norte cuando pasa Hagrid cojeando y con cara de desorientado pero cuando uno de los prefectos ha ido a preguntarle qué le pasaba, Hagrid ha desaparecido. Yo pensaba que este hombre no podía hacer magia… Total, que hemos ido a investigar de dónde venía y resulta que del baño del segundo piso. Ahí hemos encontrado una puerta misteriosa que solo se ha abierto cuando hemos dicho unas palabrejas raras. He oído a uno de los mayores decir que era la Cámara de los Secretos ¡Vaya nombre más absurdo! Si vas a guardar secretos en un sitio no le pones la palabra «secretos» en el título.


He de decir que me he quedado con las ganas de entrar porque cuando queríamos seguir investigando, hemos encontrado a Hagrid. Estaba desorientado pero se alegraba de vernos. Decía que no recordaba habernos visto antes y que no sabe nada de ninguna cojera, que su pierna está perfecta. ¿Habrá alguien normal en este castillo?
Los profesores, que son bastante poco disimulados, se han preocupado bastante y han estado haciendo guardia toda la noche. Pero hemos conocido a nuestro primer fantasma: Nick Casi-Decapitado. Parece que es bastante cotilla el señor (¿sigue siendo señor si es un fantasma) y quería que nos enterásemos de qué estaba pasando porque había muchas pistas por ahí y, claro, como él no puede coger cosas con sus manos de fantasma… En fin, que hemos encontrado mil cosas pero lo peor ha sido cuando hemos visto a Filch petrificado como si fuera una estatua.


Yo eso no se lo deseo a nadie pero sí que es verdad que esta noche dormiremos más tranquilos sin escuchar sus constantes farfullidos sobre lo molestos que somos. 

Y así van a clase nuestros magos y brujas.

Comentarios

Tu dirección de e-mail no será publicada. Campos obligatorios *